EL MUNDO, SEGÚN PETERS

sábado, 5 de noviembre de 2016

Palacio de Madinat al-Zahra (Medina Azahara)



Producto de un estilo plenamente califal (lo inició Abderramán III, a finales de su califato, y continuó durante 75 años, hasta la caída de los califas, a principios del siglo XI), comprobamos la proliferación de arcos califales (de herradura, muy cerrados, enmarcados en un alfiz).






Aquí observamos un ejemplo de la decoración musulmana: se trata de motivos vegetales, propios de una civilización que, desde sus orígenes, se implantó en territorios de clima árido o pseudo-árido,con escasas precipitaciones y elevada evapotranspiración potencial. Como consecuencia, la vegetación era un ejemplo inequívoco de riqueza y opulencia. 

No hay comentarios: