EL MUNDO, SEGÚN PETERS

domingo, 28 de agosto de 2016

Ejemplos de teatros romanos. El teatro de Orange, en Francia

Aquí tenemos más imágenes de teatros romanos. Se trata del teatro de Orange, en Francia, construido bajo el "reinado" de César Augusto, en el siglo I.



En esta imagen comprobamos la existencia del muro de la escena. Es uno de los escasos casos en los que este muro se conserva. 

Un detalle interesante es la imagen que aparece en la parte superior. Se trata de un retrato del emperador que en ese momento estuviera ejerciendo el poder. Esta imagen, para que pudiera utilizarse en diferentes períodos, tenía la cabeza móvil, de forma que se sustituía cuando un nuevo emperador llegaba al poder. 




Anfiteatros romanos: la Arena de Nimes

Entre los anfiteatros romanos más representativos, tenemos la Arena de Nimes.

En este caso, se trata de un anfiteatro construido en el año 27 a.C. y  de 133 metros de largo y 101 metros de ancho.

Este edificio





ofrece un espacio en el que, a lo largo de la Edad Media, incluso se establecieron viviendas para conseguir mayores posibilidades de protección ante un eventual ataque.

De las imágenes que acabamos de ofrecer, se pueden deducir algunos elementos propios de la arquitectura romana imperial.

1- ¿Qué era un anfiteatro?

2- ¿Dónde se representaban los espectáculos que se ofrecían en los anfiteatros, antes de que éstos se empezaran a construir?

3- ¿Cuáles son los elementos de la arquitectura romana que podemos comprobar aquí?

4- ¿Qué relaciones encontramos entre la existencia de los anfiteatros, lo que se ofrecía en ellos, y la organización política y económica del Imperio Romano?

Espacio generado dentro de las iglesias románicas: Saint Trophime de Arlés

Como sabemos, el arte románico es el estilo de expresión artística de la Europa occidental en la plena Edad Media.

En este período, tras la consolidación de los reinos cristianos, básicamente  de origen germánico, en los territorios del antiguo Imperio Romano de Occidente (creado en el 395 con la división del Imperio por Teodosio entre Arcadio y Honorio), las relaciones económicas y sociales crearon una mentalidad que se materializaba, entre otros elementos, en un estilo denominado como Románico. 

Esta denominación se debe a que entre los elementos artísticos utilizados predominaron aquellos que procedían del antiguo Imperio Romano.

Sus características, que no reproduciremos aquí, eran el resultado de un sistema de poder que era el producto de la forma de gestión de los recursos, y de la organización social.

Como consecuencia. nos encontramos ante un estilo en el que el objetivo era adoctrinar, enseñar, a una población predominantemente analfabeta, los elementos esenciales de la religión cristiana. Unos elementos esenciales en los que el tipo de sistema de poder, las relaciones feudo-vasalláticas, predominaban. Es decir, un sistema de poder en el que el señor, desde Dios (el Señor), ejercía su poder político (que, por ello, era no sólo legislativo, sino ejecutivo y judicial) sobre unos vasallos que le debían fidelidad y obediencia.

Esta fidelidad y obediencia se manifiestan con fidelidad en la obra que a continuación se presenta aquí, la Catedral de San Trófimo, en Arlés.

En concreto, en estas imágenes comprobamos el espacio generado dentro de una iglesia románica típica, del siglo XII, si bien es cierto que la cabecera y el deambulatorio son góticos, en concreto, del siglo XV. 

Este aspecto es muy importante, ya que la forma de analizar una obra de arquitectura no se debe limitar a una descripción de los elementos estéticos e iconográficos, sino al análisis del espacio que se genera. Y, de forma necesaria, la relación entre esa forma de espacio aludida y el sistema de relaciones sociales, económicas y políticas. 


La nave central, de unos 20 metros de altura, destaca considerablemente sobre las naves laterales, más estrechas y de menor altura, lo que contribuye a crear esa imagen de entrar dentro de un edificio en el que hay que someterse a la voluntad de Dios. En caso contrario, al creyente le ocurrirá lo que aparece advertido en la portada de entrada: tras el Juicio Final, parte de las almas, las que no cumplan con lo prescrito, verán las puertas del Paraíso cerradas, con lo que se verán ante los demonios, que aparecen representados en forma de leones. 


Además de las imágenes, hemos decidido incluir, como un elemento más de apoyo, una fotografía de la planta del edificio. En esta imagen se pueden comprobar las diferentes ampliaciones a lo largo de los siglos, de lo cual se pueden deducir diversas conclusiones.


La nave central es magnífica. Arcos de medio punto ligeramente apuntados que se prolongan dando lugar a unas espectaculares bóvedas de medio cañón reforzadas con unos arcos fajones.

La decoración es muy limitada, al menos en esta parte del edificio, claramente románico. En otras partes, ya de siglos posteriores (tardomedievales e incluso renacentistas), esta cuestión cambia.



Imágenes de la portada Oeste de Saint Trophime de Arlés

En Arlés se encuentra uno de los más excepcionales ejemplos del arte románico europeo.

En esta portada podemos comprobar uno de los más extraordinarios ejemplos de todo un programa iconográfico dedicado al Juicio Final y a la consagración de Saint Trophime como obispo de Arles. En concreto, se trata de una exposición del Apocalipsis según San Juan y San Mateo en el que aparece, como elemento central, el poder de Dios como Juez. Esta imagen se constata en la mandorla y en el tetramorfos de la portada Occidental, donde, utilizando la perspectiva jerárquica, aparece una imagen en la que se muestra al creyente el núcleo de la mentalidad cristiana centromedieval: el poder de Dios sobre los creyentes, que, en el caso de no respetarlo, caerán en manos del Diablo. 

Esta portada es, por ello, una muestra de lo que supone el arte Románico, pero, de la misma forma, la relación entre esa muestra de una mentalidad concreta y el tipo de sistema de poder que se desarrolla en la Europa Feudal.







En esta imagen aparecen las puertas del Paraíso, que se cierran para los que no superan el Juicio Final, como se comprueba en la parte de la derecha de la fotografía. Es un elemento muy importante, no sólo en esta obra en particular, sino en la mentalidad de la época: un Dios justiciero y terrible que obra por medio de los poderes espirituales (la Iglesia) y terrenales (la monarquía y la nobleza).


En esta imagen, en la parte superior del arco, se observa la aparición de un ángel que llama, con el toque de la trompeta, a las almas a concurrir al Juicio Final.

jueves, 28 de julio de 2016

ECONOMÍA Y SOCIEDAD DE AL-ÁNDALUS

I-                  FORMA DE VIDA: ECONOMÍA Y SOCIEDAD

Los musulmanes vivían, sobre todo, de la agricultura. No obstante, no era una agricultura como la de los reinos cristianos, sino que era un sector económico muy desarrollado: usaban canales, aljibes para guardar agua de lluvia, norias, cultivos muy diferentes…
Como consecuencia de ello, los musulmanes producían productos que eran demandados por territorios que en ocasiones eran muy lejanos. De esta forma, gracias a esta agricultura empezó a desarrollarse un sector comercial muy próspero. En este comercio los musulmanes utilizaron diferentes medios de pago, como monedas de oro o dinares y de plata o dirhemes. Monedas que sólo aparecen cuando la actividad comercial sirve para vender una gran cantidad de productos. Cuando los productos que se compran y que se venden son escasos, no es necesario utilizar ningún tipo de moneda. Estos productos simplemente se intercambian mediante el trueque.
Esta actividad comercial también servía para vender y comprar productos transformados, como cerámicas, sedas, tapices, objetos de metal precioso… es decir, productos que procedían de la artesanía. Esta artesanía era muy próspera porque casi todos los productos que se producían se vendían con facilidad.
Tanto el comercio como la artesanía se desarrollaban en núcleos de población que fueron, progresivamente, creciendo. Con el tiempo, estos pequeños núcleos de población se convirtieron en ciudades importantes, como Córdoba, Sevilla, Málaga… que ya existían antes de la llegada de los musulmanes, pero que, con las actividades que éstos desarrollaron, crecieron mucho más y se engrandecieron.
Otras ciudades importantes fueron Bagdad, Córdoba, Damasco, El Cairo... es decir, las ciudades árabes fueron algunos de los núcleos urbanos más importantes de la época. Y ello, gracias a su riqueza económica, a su desarrollo artesanal, comercial y cultural.
Las actividades económicas que se desarrollaron fueron muy variadas. Evidentemente, vivían principalmente de la agricultura, como todas las civilizaciones de la época. No obstante, los musulmanes practicaron una agricultura que, gracias a las diferentes aplicaciones de la ciencia y de la técnica, producía mucho. Era una agricultura de regadío. Como resultado, como la productividad era muy elevada, parte de la producción que no era  consumida, que no era utilizada para vivir, se destinaba a la venta en los mercados de las ciudades. Estos mercados se denominaban zocos.
En estas ciudades florecieron también las actividades comerciales de los productos sobrantes, y las actividades artesanales. Talleres de tejidos, de artesanía del cuero, del papel, del vidrio, de la alfarería… produjeron objetos de gran belleza que se vendían muy fácilmente en los mercados.
Respecto a la sociedad, evidentemente, los musulmanes de origen árabe eran la clase más alta. Es decir, eran los individuos que ocupaban los cargos más altos de la administración (emires, gobernadores, visires o ministros…) y del culto (ulemas, imames…).
Como sabemos, en su expansión, los musulmanes de origen árabe iban incorporando individuos nativos de los territorios que conquistaban. Estos individuos se dedicaban a la agricultura y a actividades relacionadas con el comercio menor y con la artesanía. Por ejemplo, cuando conquistaron el Norte de África, estos nativos fueron poblaciones de origen bereber, los mauri (o moros) que procedían de las tribus norteafricanas. No eran de origen árabe, y se dedicaban a estas actividades.
De igual manera, por debajo de estos musulmanes estaban, en el caso de la Península Ibérica, los muladíes, que eran los individuos de origen cristiano que, para no pagar el impuesto que los no musulmanes debían pagar, se habían convertido al Islam.
Debajo de estos muladíes estaban los mozárabes, que eran los cristianos que mantenían sus costumbres y su fe religiosa. Por este motivo,  estaban obligados a pagar un impuesto especial, el yizya o impuesto de humildad.
De la misma forma que este grupo social, los judíos convivían con los musulmanes. Se dedicaban  a actividades fundamentalmente comerciales y de préstamo de dinero a cambio de una pequeña cantidad o interés, y, al igual que los cristianos, debían pagar ese impuesto de humildad, el yizya.






! ACTIVIDADES A

1-    Explica las diferencias entre los muladíes y los mozárabes.

2-    ¿Qué es el yizya? Defínelo con tus palabras.

3-    ¿Qué grupos sociales debían pagar ese impuesto? ¿Por qué?

4-    ¿Qué grupo social era el más importante? ¿Por qué? Explica los motivos con tus palabras.

5-    ¿A qué actividades económicas se dedicaban los grupos sociales inferiores? Explica el por qué.



! ACTIVIDADES B

1-    Explica las diferencias entre la agricultura musulmana y la agricultura del mundo cristiano.

2-    ¿Qué consecuencias tuvo este tipo de agricultura para el resto de la economía? Explícalo con tus palabras.

3-    ¿Qué consecuencias tuvo la agricultura para la organización social? Explica, con tus palabras, esa organización social, pero poniéndola en relación con la agricultura.



EVOLUCIÓN POLÍTICA DEL ISLAM EN LA PENÍNSULA IBÉRICA

I-                 EL CASO DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

Como ya sabes, los visigodos fueron uno de los pueblos bárbaros que acabaron con el Imperio Romano de Occidente.
En este caso, los visigodos se establecieron en la Península Ibérica y crearon un  reino cuya capital era Toledo. Siglos más tarde, en el año 711, los musulmanes invadieron este reino y lo destruyeron. Tras derrotar a los visigodos en la batalla del río Guadalete, ocuparon casi toda la península desde el Sur hasta el Norte, aunque dejaron algunos territorios sin conquistar. Estos territorios se encontraban en los Pirineos, en la actual Cataluña y en las montañas cantábricas. Es decir, en la parte más al Norte de la Península.
En esas zonas se refugiaron los cristianos que sobrevivieron a la derrota contra los musulmanes. Allí se establecieron junto con los pueblos de las montañas, como los vascones y los cántabros.
  El territorio controlado por los musulmanes se va a llamar Al-Ándalus y va a estar gobernado por un gobernador o emir que obedecía al Califa que entonces vivía en Damasco.
 
Visto el 5 de Noviembre de 2012


! ACTIVIDADES

1-    Copia el mapa de la página anterior en el mapa mudo de la página siguiente:
En el siglo VIII, concretamente en el 750, en Damasco hubo una revuelta contra el Califa Omeya. Abbul Abbás, el que encabezó la rebelión, mató a todos los miembros de la familia, excepto a uno. Este Omeya consiguió escapar y llegó a la Península, donde se hizo con el poder y se nombró a sí mismo Emir, pero independiente del Califa que había asesinado a su familia. Es la época del Emirato independiente, que duró desde el 756 hasta el 929. Durante esta época, Al-Ándalus comenzó una etapa de auge cultural, económico y político.
 Más adelante, en ese 929, uno de los emires de Al-Ándalus, Abderramán III, aprovechando la distancia que había entre la península y la capital del Califato, y la debilidad de los califas de Bagdad, decidió independizarse completamente. Como consecuencia, se convirtió en Califa de ese nuevo califato, Al-Ándalus, y estableció la capital en Córdoba.






Como sabemos, este califato, para defenderse de los cristianos del Norte, estableció varias marcas o territorios fronterizos fortificados. Fueron tres: la marca superior, con capital en Zaragoza (al-Tagr al-Ala), la marca media, con capital en Toledo (al-Tagr al-Awsat), y la marca inferior, con capital en Mérida (al-Tagr al-Adna).
Años más tarde, ya en el siglo XI, concretamente en el 1031, este Califato se fragmentó por disensiones internas. A consecuencia de ello, algunos gobernadores de ciertas ciudades se sublevaron en contra de la autoridad del califa, hasta el punto de que éste ya no ejercía ningún poder. Por ejemplo, los gobernadores de las marcas se independizaron. Pero se independizaron muchos más.
Esta fragmentación del califato dio lugar a unos reinos independientes entre ellos, los Reinos de Taifas, que, como eran tan débiles, fueron poco a poco controlados por los grandes reinos cristianos del Norte. Fueron más de 25, y entre ellos podemos destacar Toledo, Sevilla, Zaragoza, Badajoz, Tortosa, Denia…

! ACTIVIDADES

1-    Encuentra, en esta página web, la información de los mapas anteriores: http://profeshispanica.blogspot.com.es/2008/11/mapa-califato-de-crdoba.html Visto el 28 de octubre de 2013

2-    Copia el mapa de la página anterior aquí:

3-     En la siguiente página web, trata de encontrar un mapa de la península ibérica que recoja la información que has estudiado: http://www.historigeo.com/index.php?option=com_content&view=article&id=55:mapas-mundo-medieval-&catid=34:escoje-el-mapa-por-epoca&Itemid=64

Península Ibérica en el 1036

! ACTIVIDADES
1-    Define con tus palabras qué eran los Reinos de taifas.

2-    Cita cinco reinos de taifas

3-    Explica con tus palabras las causas por las que el Califato de Córdoba se dividió entre los reinos de taifas.

4-    ¿Qué consecuencias tuvo esta división para Al-Ándalus?
Tras el período de los primeros Reinos de taifas, desde el Norte de África, un califato que se había establecido allí, el Califato almorávide, invadió la península y unificó de nuevo Al-Ándalus. Este califato era el de esta imagen:

No obstante, este imperio almorávide se acabó desintegrando de nuevo, y dio lugar a un segundo período de reinos de taifas, que se reunificaron cuando los almohades invadieron de nuevo la península en el siglo XII.

! ACTIVIDADES

1-    Investiga quiénes fueron  los almorávides y los almohades.

2-    En el período en el que Al-Ándalus estuvo dominada por estos pueblos, los reinos cristianos ¿se expandieron o detuvieron su avance? ¿Por qué?

Estos almohades fueron derrotados definitivamente por los reinos cristianos en 1212, en la batalla de las Navas de Tolosa. En ella, los reinos cristianos, coaligados, consiguieron disolver a los almohades. Tras esta derrota, los musulmanes, de nuevo, se desunieron en el último período de los Reinos de taifas, hasta que sólo quedó uno, el Reino Nazarí de Granada. Este último reino, que se extendía por los actuales territorios de Granada, Almería, Málaga y parte de Cádiz, se mantuvo unos cuantos siglos más, hasta 1492, cuando fue conquistado por los Reyes Católicos. 
Península Ibérica en el 1246
! ACTIVIDADES A:

1-    Elimina la respuesta incorrecta:

-       Los musulmanes entraron en la península en el año 711, es decir, en el siglo IX

-       Los musulmanes derrotaron a los visigodos en la batalla del río Guadalete

-       Tras la batalla del río Guadalete los musulmanes tomaron absolutamente toda la península.

-       Los núcleos cristianos de resistencia contra los musulmanes, en el siglo VIII, fueron algunos territorios en los Pirineos, y nada más.

-       A mediados del siglo VIII, los musulmanes de la península crearon un Emirato, con capital en Córdoba, que era independiente del Califato de Bagdad.

-       En el siglo VIII, los musulmanes crearon en Al-Ándalus un Califato.

-       El Califato de Córdoba duró hasta principios del siglo XI.

-       Cuando el Califato de Córdoba se hundió, muchos gobernadores locales se independizaron y se hicieron reyes de sus territorios. Estos reinos pequeños se conocen como reinos de taifas.

-       Los reinos de taifas que surgieron tras la ruptura del Califato de Córdoba duraron hasta el siglo XII.

-       El último reino de taifa que recordamos es el reino de Granada que se denominaba reino nazarí porque la dinastía que lo gobernaba era la de los nazaríes.

-       Los reinos de taifas eran reinos en los que se fragmentaba Al-Ándalus cada vez que entraba en una fuerte crisis.


2-    Ahora rescribe las frases que no sean exactas de la forma que sea más correcta.

! ACTIVIDADES B:
1-    Compara los mapas de la página anterior.

2-    En la siguiente página web, trata de encontrar un mapa que recoja la información que has estudiado:

3-    Cópialo aquí:

4-    El mapa de la página anterior refleja la situación de la península ibérica en el siglo XI, dividiéndola en una zona cristiana y una zona musulmana. Explica cuál de ellas es más fuerte y razona tu respuesta.

5-    Define con tus palabras qué eran los reinos de taifas. Para ello, puedes basarte en el mapa de la página 14.

6-    ¿Qué relación encuentras entre la aparición de los Reinos de taifas y la expansión de los reinos cristianos del Norte? Explícalo con tus palabras.


7-    La existencia de los reinos de taifas, ¿fortaleció la ocupación musulmana de la península o la debilitó? Justifica tu respuesta aportando datos que has estudiado. 

LA CONSOLIDACIÓN Y LA EXPANSIÓN DEL ISLAM

I-                 LA SUCESIÓN DE MAHOMA: LOS CALIFAS

En el momento en el que el Profeta muere, le suceden miembros de su familia, que reciben el título de Califas. Serán Abu Talib, Otmán, Omar y Alí, los cuales se extenderán por el resto de la península Arábiga. Pero no durarán mucho en el poder, porque otra familia se rebelará y conseguirá sustituirlos al frente del Califato.
Esta nueva familia será la de los Omeyas. Los Omeyas extenderán los territorios dominados por la nueva religión hacia Oriente y hacia Occidente (Norte de África, Península Ibérica) y colocarán la capital en Damasco. Aunque intentaron entrar en el continente europeo, fueron derrotados por Carlos Martel, un rey carolingio, en el 732 en Poitiers.
Los Omeyas van a ser eliminados del poder también, pero algo más tarde, a mediados del siglo VIII, cuando Abul Abbás, un gobernador, se va a sublevar contra ellos y los va a asesinar, menos a uno, Abderramán, que consiguió huir al extremo occidental del Califato, a Al-Ándalus, donde creó un emirato independiente de la capital de la nueva dinastía de Califas.
Sus sucesores serán los Abbasíes, una nueva familia de Califas. Éstos cambiarán de capital, y abandonarán Damasco. La nueva capital será Bagdad. La embellecerán y la convertirán en una de las ciudades más importantes del mundo de entonces.
El Imperio musulmán, el Califato (que se llama así porque el que lo dirige es el Califa, el sucesor de Mahoma), debido a su expansión territorial, va a dividirse en provincias que serán gobernadas por gobernadores o emires.
Estos emires obedecen al Califa en cuestiones relacionadas con la religión, pero también en las normas de convivencia, leyes, impuestos, etc. Sin embargo, en algún caso, como en Al-Ándalus, el emir puede independizarse políticamente del califa, aunque no desde un punto de vista religioso.
No obstante, a partir del siglo X el Imperio musulmán, el Califato, se va a romper y se va a dividir en tres Califatos independientes entre sí:

-              Califato de Bagdad, con capital en Bagdad, donde tenían el poder los  abbasíes.

-              Califato fatimí, con capital en El Cairo (actual capital de Egipto).

-              Califato de Córdoba. Lo crea en el siglo X Abderramán III, cuando se independiza totalmente de Bagdad. Por ello, creo un califato independiente tanto desde el punto de vista político (ya eran independientes desde Abderramán I) como desde el punto de vista religioso.
Arabia en el 632

Arabia en su contexto en el 632

Expansión del Islam en el 650. Califas ortodoxos

Expansión hasta el 750. Omeyas



Siglo X


! ACTIVIDADES

1-    Busca un mapa mudo de Europa y Asia y copia los mapas anteriores.

2-    Compara los mapas anteriores. ¿En qué se asemejan y en qué se diferencian?

3-    En esta página web encuentra un mapa que recoja la información que has obtenido en las páginas anteriores:

4-    ¿Qué es un Califa? Define este término con tus palabras.

5-    ¿Qué tres familias de califas conoces? ¿Qué hizo cada una de ellas?

6-    Explica la diferencia entre Califa y Emir.

7-    Explica qué ocurrió con la Califato musulmán en el siglo XII.

8-    ¿Por qué causas ocurrió ese hecho?

9-    ¿Qué consecuencias pudo conllevar?

10- El hecho de que en los siglos X y XI aparecieran varios califatos, ¿crees que fortaleció el poder político de los musulmanes o, por el contrario, lo debilitó? Justifica tu respuesta.